Estilo de Vida

Los niños necesitan jugar más para adaptarse a un futuro lleno de retos

Desde un punto de vista metodológico jugar debería ser parte fundamental en el proceso educativo

Eso al menos es lo que afirma John Goodwin, directivo de la Fundación Lego, y como refuerzo a su planteamiento sugiere que cuando se juega se asumen determinados roles y se toman decisiones que permiten reforzar el aprendizaje de habilidades que van a ser primordiales para adaptarse a una sociedad en constante evolución. Goodwin se centra, por consiguiente, en el discurso de que hay que disponer de menos horas lectivas en clase y más horas de juego. Esa es la solución.

Su propuesta pasa porque los centros educativos instauren modelos y metodologías de enseñanza basadas en el propio juego ya que es el mejor vehículo para adquirir y consolidar nuevas habilidades y conocimientos.

En LudicCo somos firmes defensores de este tipo de ideas ya que el hecho de jugar ya proporciona per sé el marco adecuado para explorar, cometer errores y aprender de ellos, todo en un ámbito carente de riesgos, en el que se pueden llevar a cabo tantas iniciativas como sean necesarias para ir consolidando nuevas experiencias aprendiendo, en definitiva, a partir del modelo ensayo-error. No en vano, los grandes avances que se producen en el ámbito científico son fruto del continuo error y la experimentación.

Jugar, por tanto, proporciona grandes beneficios en el propio desarrollo del niño tanto en su faceta intelectual como física. Así lo corrobora el Doctor Peter Gray, psicólogo y profesor del Boston College, cuando afirma que los niños que durante su infancia no disfrutan de muchas horas de juego son propensos en su etapa adulta a sufrir depresión y ansiedad así como a ser más adversos a la empatía. El Doctor Gray insiste en que cuando juegan, los niños deben tomar decisiones sobre qué hacer y en qué momento hacerlo y son ellos mismos los que deben resolver los problemas que se idean mientras juegan lo que les lleva a reforzar su confianza y a adquirir nuevas competencias.

De hecho, compañías como Ikea, Unilever o la propia LEGO®, se han unido en una iniciativa denominada The Real Play Coalition orientada a divulgar los beneficios que a muchos niveles proporciona el jugar en los niños.

A modo de conclusión lo realmente relevante es la importancia que el juego adquiere en los niños no sólo entendido como herramienta de entretenimiento puro sino más bien como metodología de aprendizaje desde una perspectiva educativa dentro del propio plan de estudios de los centros de enseñanza ya que jugar proporciona enormes beneficios para que nuestros hijos puedan adaptarse a una sociedad en constante evolución.


Botón volver arriba
Cerrar