Estilo de Vida

Las familias que juegan juntas son mucho más felices

Evitemos decir a nuestros hijos que estamos ocupados para jugar y divertirnos con ellos

Jugar en familia acerca a sus miembros, les hace más felices y sufren menos el estrés. Esa es la conclusión de un estudio elaborado por Lego cuya finalidad es comprender la situación actual en relación al juego en familia y alimentar el debate sobre la importancia que debe adquirir la interacción por medio del juego entre los diferentes miembros que conforman las familias.

Más de 13.000 padres e hijos de nueve nacionalidades diferentes han respondido a una macro encuesta que, entre otras cosas, revela el fuerte vínculo que existe entre las horas que se emplean jugando juntos y el sentimiento de felicidad que provoca tal circunstancia.

Para Jessica Joelle Alexander, autora del estudio y experta en familias, jugar juntos representa para padres e hijos la piedra angular de la vida en familia, pero, por el contrario, el estilo de vida ocupado que se suele llevar en la actualidad una sociedad en constante evolución y cambio, en la que se hace un especial énfasis en el desarrollo de actividades estructuradas, en una formación demasiado formal y estricta, provoca que sea muy fácil olvidar que hay que dedicar tiempo a jugar con la familia y reforzar con ello unos lazos afectivos fundamentales para el buen desarrollo emocional del individuo y el colectivo.

Los niños por sí mismos están siendo pioneros en un nuevo tipo de “juego fluido” donde ellos de forma natural participan en una forma de jugar que aparentemente combina el mundo real con la imaginación y las experiencias digitales. Para ellos, en cambio, se trata de jugar simplemente.

Un dato revelador del estudio es que a pesar de este énfasis en la experiencia de juego digital que para muchos representa un modelo de juego más individualista, los niños siguen prefiriendo el juego compartido, en grupo, y no en vano el 81% de los encuestados prefieren jugar con sus padres antes de hacerlo solos e incluso el 72% prefieren jugar con los amigos en una habitación antes de hacerlo online.

Por su parte, los padres muestran signos de adoptar la mentalidad de sus hijos pues el 59% piensa que la adopción de la tecnología puede acercar a la familia mientras que el 77% cree que el juego digital puede ser creativo.

La doctora Elena Hoicka, catedrática en Psicología y Educación en la Universidad de Bristol afirma que mientras los padres sienten que la prioridad de sus hijos por el juego digital está mucho mejor considerada que la opción de las actividades tradicionales, lo cierto es que ambos escenarios no tiene por qué ser excluyentes. A diferencia de las generaciones anteriores, los niños en la actualidad ven el mundo digital y el real como un todo interconectado en el espacio de juego. Para disfrutar al máximo de su tiempo de juego juntos los padres también necesitan adoptar esta mentalidad.

Para los padres el poder del juego como motor de aprendizaje es indiscutible. Casi el 95% cree que jugar es esencial para el desarrollo del niño y una herramienta vital dentro del modelo educativo. El 82% está convencido de que los niños que juegan más tendrán mayor éxito en los estudios y en su vida laboral.

Los padres además sitúan al aprendizaje a través del juego (el 76%), como el más importante dentro de las técnicas educativas, por encima de leer libros (67%), la enseñanza tradicional en clase (55%), interactuar con amigos (65%), y navegar por Internet (22%). Y lo más relevante es que el 83% de los niños encuestados están de acuerdo en que el aprendizaje se aborda mejor si hay actividades de juego implicadas en el proceso.

Adultos y niños coinciden en calificar de relevantes los beneficios de jugar juntos. Los padres afirman que jugar es muy bueno para su bienestar (91%), y felicidad (72%), y eso les hace sentir incluso mucho más relajados (86%), y conectados con sus hijos (64%). Casi la totalidad de los niños encuestados afirman que jugar les hace sentir más felices (93%), y les ayuda a relajarse tras un largo día en el colegio (87%).

Inspirado en las conclusiones, el estudio sugiere 10 principios fundamentales para aquellas familias que juegan juntas. Principios que van desde el fomentar el juego menos estructurado, asumir los errores e introducir el juego en las tareas del hogar.

Y es que el encanto del juego reside en que a pesar de que en su forma evoluciona a lo largo del transcurso del tiempo, su esencia y sus beneficios permanecen constantes.


Fuente
The LEGO® Play Well Report 2018
Botón volver arriba
Cerrar